¿Qué tipo de compañero de viaje eres?

Viajar con tu grupo de amigos mola y mucho pero, en ocasiones, las diferentes personalidades de cada uno hacen que salten las chispas. A continuación te dejamos una lista con los compañeros de viaje más típicos que podemos encontrarnos. ¿Con cuál te identificas tú?

El fotógrafo compulsivo

Siempre con la cámara en mano, no dudará en fotografiar todo lo que le parezca reseñable. Si viajas con él, no tendrás que preocuparte por retratar nada porque estará encantado de compartir su álbum de fotos a lo National Geographic. ¿Lo mejor? Os hará fotos de grupo y no le importará salir en ellas. ¿Lo peor? Prepárate para estar parando cada dos minutos para hacer fotografías en cada esquina.

El tiquismiquis

Este tipo de viajero es particularmente odioso. El tiquismiquis pondrá pegas al alojamiento, a la comida local o a todo lo que considere que puede ser objeto de sus quejas. Con él ya puedes olvidarte de probar nuevas experiencias o pedir platos típicos de tu destino.

El GPS

Érase una vez una persona pegada a un mapa o, en la era 2.0, a la aplicación Maps de Google. Este viajero, además de contar con una buenísima memoria visual, tiene un gran sentido de la orientación. Con él será imposible perderse.

El amigo del mundo

En todo grupo de viajeros hay alguien extremadamente hablador y sociable que tratará de sacarte una sonrisa a toda costa. No hay país o cultura que se le resista, su forma de ser le hace caer bien y siempre vuelve de los viajes con cientos de nuevos amigos. Este tipo de compañero es más que bienvenido, aunque a veces puede pecar de pesadito.

El adicto a las redes sociales

Dícese de la persona que retransmite cada segundo de su vida en Facebook, Instagram o cualquier otra red social que le permita recibir likes gracias a las impresionantes imágenes de sus últimos destinos. Es muy cómodo dejarle llenar tus perfiles sociales con las fotos del viaje en el momento, pero prepárate para disfrutar de un compañero prácticamente ausente que se pasará los días pegado a la pantalla del móvil.

El “Bella durmiente”

Este tipo de viajero es de los que casi nunca llegan al desayuno. No le digas de madrugar para hacer turismo, pues posiblemente no consigas nada más allá de que se indigne. “Las vacaciones son para descansar” es su frase estrella.

 

El traductor

¡Este compañero es más que imprescindible! Si no se te dan bien los idiomas, no te preocupes, él podrá hablar 8 por ti y si no, se los inventa. El traductor tiene una habilidad innata de hacerse entender aunque se encuentre en un pueblo remoto de china en el que solo hablen cantonés.

El guía turístico

No puede irse de viaje sin haber preparado todo previamente al milímetro. Este viajero se caracteriza por su capacidad para estudiarse todos los detalles del país que va a visitar: qué monumentos son de interés, cuáles son las principales atracciones turísticas, dónde comer, trucos para ahorrar en el itinerario, curiosidades de la población, etc. Le encantará que le preguntes sobre cualquiera de estas cosas durante el viaje.

El que tiene complejo de madre

¿Necesitas tiritas, Ibuprofenos o simplemente unas chanclas de repuesto porque acabas de perder las tuyas mientras caminabas por la ciudad? ¡No hay problema! El viajero con complejo de madre ha previsto cualquiera de estas situaciones y ha llenado su maleta de “por si acasos”. Da igual que te vayas a disfrutar de una paradisíaca playa del Caribe con una media de 35º de temperatura al sol, es de los que te recomiendan llevar una rebequita “por si refresca”.

El aventurero

Este tipo de compañero hará de cada viaje la historia de su vida. Sus planes suelen ser improvisados y, por ello, es más de dejarse llevar que de seguir cualquier itinerario programado. Si consigue convencerte para hacer alguna locura, prepárate para llevarte la mejor anécdota de las vacaciones.

El que solo quiere tomar el sol

El turisteo no es lo suyo. Tú déjale un par de horas en la playa de Benidorm y será feliz. En cambio, ni se te ocurra llevarle a ver los mejores museos de Nueva York o proponerle hacer un road trip por centro Europa. Solo considerará que está de vacaciones en función a las diferentes tonalidades de marrón que adquiera su piel en verano.

El casero

Se arrepiente desde el minuto 1 de haber salido de viaje. Para él, todo será mejor en su casa: la cama, la comida, la gente… No intentes disuadirle, posiblemente nunca llegue a cambiar de opinión.

 

¿Te has sentido identificado con esta clasificación ¿Has reconocido a alguno de tus amigos al leer la descripción? ¡Cuéntanoslo en los comentarios! En Acércate Viajes estamos deseando escuchar tus experiencias viajeras más locas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s